El Principe Destronado.

¡Buenas tardes apureros y apureras!

delibesprin“El príncipe destronado es la historia de un niño, Quico, que va a cumplir cuatro años. A Quico le pasa algo importante, le ha nacido una hermanita, Cris, que lo ha relegado a un segundo plano. Ahora, ya no es el rey de la casa, ahora es el príncipe destronado. A lo largo de un día, desde que se levanta dando gritos hasta que cae rendido por la noche, asistimos a sus andanzas, vislumbramos sus secretos y conocemos sus angustias. Detrás del niño, tan admirablemente recreado, vemos el mundo familiar, los otros hermanos, el padre y la madre, las criadas, la ciudad, el mundo. Cuando el libro acaba uno quisiera seguir con Quico y su familia al día siguiente porque, aunque no haya ocurrido nada extraordinario, todo ha sido fascinante.”

celos-entre-hermanosHace tiempo que leí este libro, y no pude sentirme más identificada con el pobre Quico en algunos de los momentos del libro, pues, como él, yo también soy hermana mayor. Es cierto que Quico ya destronó a un principe anterior, pero es que eso de que todas las atenciones sean para tí, y de repente venga alguien que las precise, a nadie le sienta bien, por mucho que digamos lo contrario, o por mucha edad que tengamos.

Y es que, al igual que Quico, todos aquellos hermanos mayores hemos sido alguna vez los principes o princesas de nuestros hogares, y con la llegada de un nuevo miembro a la familia, nuestro reinado ha terminado. “Jamás os lo perdonaremos hermanos pequeños, jamás”

hermandadblanca_org_hermanos-300x225Y es que, por alguna razón, de las que ellos no tienen culpa y nosotros tampoco entendemos bien el porque sucede, comienzan a surgir los celos que hacen que “lleguemos a odiar”, siempre con un cariño especial, al nuevo inquilino del hogar.

Ya pueden explicarlo mil veces antes de que nazca mientras observamos la barriga de mama ir hinchandose como un globo, ya pueden parecernos las criaturas mas bonitas cuando son hermanos de compañeros de colegio, o incluso los nuestros cuando les vemos por primera vez, pero la convivencia día tras día, con los que nos han dejado en un segundo plano, no va a ser nada facil. Y es que, al igual que aquellos monarcas a los que alguna vez intentaron quitarles su reino, nosotros, los hermanos mayores, querremos protegerlo de igual manera y hacer que el nuevo que llega no nos lo quite, o al menos, no sin luchar.

Pero dejando al un lado mi visión como hermana mayor, que aun con ya una edad avanzada, tambien fui destronada en mi momento, hablaré de como podremos llevar un poquito mejor estos celos tan inebitables entre nuestros pequeños.

embarazo-3385-celos-y-embarazo-98209205Como he explicado antes, la llegada de un nuevo miembro en la familia no es nada fácil, y para nuestros pequeños es el comienzo de algo desconocido hasta ahora.

Tienen que aprender a compartir, no solo sus juguetes, ropas y espacios de juego, también el tiempo pasado con sus padres, que hasta ahora había sido únicamente para ellos, y creedme, para ellos eso es lo más complicado de compartir.

Es por ello que, aunque pongamos todo nuestro empeño en que no sea así, comenzaran a sentir celos del pequeño de la familia, y es algo inevitable. Estos celos, que a veces no vemos se expresan de alguna manera, pero es que son tantas… Nuestros hijos demandarán nuestra atención, ya sea realizando trastadas en la casa, portandose mal con el objetivo de que le riñamos y así habran conseguido nuestra atención, volviendo a hacerse pis en la cama cuando ya no lo hacía, intentando hacerle algo al más pequeño del hogar, gritando para que nos percatemos de que se encuentran con nosotros, etc.

Y es que van a sentir que les hemos dejado en un segundo plano, porque el nuevo bebé necesita una mayor atención, y aquí entra en juego difenrentes tacticas que podreís utilizar.

Se acabó eso de ser dos para una misma personita, ahora el tiempo hay que dividirlo, pero al igual que antes disfrutabais ambos de aquello que realizabais con vuestro pequeño, ahora tambien podeís hacerlo los tres, es decir, hacerles participes de la hora del baño, de las horas de descanso, y de las nuevas tareas que el pequeño trae consigo.

Muy importante sacar un poco de tiempo para ellos en exclusiva, aprovechando las horas de sueño del nuevo miembro familiar se puede jugar, contar cuentos y disfrutar los tres juntos, como antes de que llegara el nuevo hermano. Y si además, este tiempo lo dedicárais a contarle historias y enseñarles fotografías de cuando ellos eran iguales que su nuevo hermano o hermana, mucho mejor, porque podrán verse reflejados en ellos.

753dd77f7a23a0f37ad89aa6e1be1d5eEs cierto que no eliminaremos los celos con trucos como estos, pero si los podremos llevar de manera más llevadera, y ellos se sentiran un poco menos excluidos.

Recomiendo la lectura de este libro, no solo a niños y niñas de una cierta edad para que descubran que lo que sintieron con la llegada de su hermano o hermana es algo normal y natural, si no tambien a todos aquellos adultos que hayan sido o no hermanos mayores, y que son padres de dos hijos, para que sean capaces de ponerse en la piel de pobre Quico, y con él en la de sus hijos.

Y es que, que a un principe le quiten su reino siempre será motivo de frustracion y enfado, aunque luego querramos al nuevo principe más que a nada, y le protejamos durante toda nuestra vida.

Y recuerden, que no existen soñadores pequeños ni sueños demasiado grandes. (W)